Encuentro IV / Brasil 1992








IV Encuentro Latinoamericano y Caribeño de CEBs


Fecha: 05 – 07 septiembre de 1992

Lugar: Santa María, Brasil

Tema: Desafíos para las CEBs: articulación y metodología

Lema: Las CEBs ante el marco y retos de los 500 años

Objetivo general: Compartir, recoger y celebrar el caminar de las CEBs latinoamericanas (memoria), frente a la realidad eclesial y los desafíos de las culturas y movimientos populares (misión).

Participantes: 100 personas de 18 países: Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Guadalupe, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, México, Colombia, Bolivia, Ecuador, e invitado Estados Unidos.


Mensaje Encuentro IV


IV Encuentro Latinoamericano de CEB

Mensaje a las CEBs de Latinoamérica y el Caribe


En el marco de este IV Encuentro latinoamericano y del Caribe de las CEBs, dentro del V centenario y próximo a la Conferencia de los Obispos en Santo Domingo, queremos compartir nuestra vivencia con los hermanos y hermanas que están en el mismo proceso de Fe y Vida, intentando transformar, en la perspectiva del reino, las distintas realidades socio-político-económicas, culturales y religiosas de nuestro continente.

Para esa tarea, confiamos en el Dios de la Vida y de la Historia, que en Jesús se ha hecho pobre y liberador y sigue enviándonos su espíritu como luz y fuerza para el camino, y recogemos, con esta tarea, la herencia que nos ha dejado nuestros mártires y profetas.

Como Iglesia que somos, queremos vivir la eclesialidad de un modo adulto y corresponsable, en comunión y con libertad. Iglesia en la base, nos sentimos particularmente llamados a llevar el Evangelio a los hermanos y hermanas distantes y marginados.

Seguidores de Jesús, continuaremos en defensa de la Vida y en la lucha por la tierra Madre.

Queremos estar siempre más enraizados en las culturas de nuestros pueblos y desde ellas celebrar el dolor, al alegría y la esperanza.

Queremos ayudar a toda la Iglesia a superar cualquier tipo de evangelización colonizadora y elitista.

Frente a la situación de miseria y consumismo, de prepotencia y marginación, de un primer mundo y un tercer mundo, queremos colaborar, día día, con todos los hombres y mujeres que en esta Patria grande luchan por la justicia, la paz y la libertad.

Renovaremos continuamente nuestra espiritualidad en la acogida de la Palabra de Dios, la oración comunitaria y personal y el servicio. Y Siguiendo el ejemplo de Jesús, asumiremos generosamente el conflicto que nuestra misión nos pueda acarrear dentro y fuera de la Iglesia.

Continuaremos trabajando decididamente en los diferentes espacios de diálogo y participación:

  • En la defensa de los derechos humanos y de la ecología;

  • En la vivencia y el ejercicio de una democracia verdaderamente popular;

  • En la intersolidaridad de Latinoamérica y el Caribe;

  • En un estilo de vida y de pastoral que se aproxime cada día más a las mayorías abandonadas;

  • En una liturgia cada vez más inculturada y popular y en la diversidad de los ministerios;

  • Y en el verdadero ecumenismo de diálogo y colaboración con los demás cristianos y cristianas que comparten la misma opción evangélica por los pobres.

Confiamos a la Madre de Jesús, inculturadamente nuestra en Guadalupe, esta misión de las CEBs de toda nuestra América.

Santa María, Rio Grande do Sul, Brasil. 8 de septiembre de 1992