geoNo está siendo fácil animar la esperanza en medio de la desesperanza colectiva, no parece sencillo organizar una praxis sostenida en la esperanza de un mundo o una casa común con mayor bienestar para todos, pero afortunadamente camina junto a nosotros el Dios de Jesús, el que escucha los clamores de su pueblo, y desde este pozo espiritual se alimenta nuestra convicción de que se necesita construir una Geopolítica de la Esperanza para un mundo roto, insolidario y moralmente ciego.
Descarga el material completo