Monseñor Enrique Angelelli es el obispo que, junto a tres argentinos más, viene de ser ‘puesto en los altares’, como se dice, o sea, camino a ser reconocido santo. Asesinado en 1976, ya el pueblo de Argentina y de América Latina ya lo conocía como tal.
Descarga el material completo