En la Palabra de Dios del próximo domingo leeremos: "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos." (Lc 20.37-38). Esta Palabra nos señala que Dios quiere la Vida para su Pueblo, la Vida digna y plena porque Dios no es un Dios de la muerte sino un Dios de Vida y para la Vida.
Dejándonos guiar por esta Palabra, dejándonos guiar por nuestro pueblo creyente, y después de habernos encontrado fraternalmente como hombres y mujeres que creemos en este Dios de la Vida, queremos compartir nuestras reflexiones con ustedes…

 

Descarga los documentos completos