Las personas en las comunidades cristianas de base son como granos de café. Aún cuando tostadas y molidas, dan un buen olor y sabor, despiertan a los que están somnolientos o cabizbajos. Son también un signo de acogida y hospitalidad!